Como Nacieron las Ruedas de la Vida, Blanchot, deleuze, nietzsche Cómo funciona el desarrollo de la vida Desafíos y nudos de la vida Quiénes somos
Material de consulta Palabras clave - Reglas para saber Información sobre los seminarios Contáctese con nosotros

¿Cómo nacieron las Ruedas de la Vida?

Ruedas de la Vida, Psicología y Desarrollo Humano

Las Ruedas de la Vida han logrado tomar sus formas. Este es el fruto de muchos años de búsqueda por difirentes caminos del desarrollo humano.

Las formas que le ofrecemos dibujan trayectos, dificultades, bloqueos y despliegues del desarrollo humano. Usted observará al hombre en sus diferentes etapas y en sus diferentes ámbitos de inserción.

Nuestro trabajo nació en el terreno de la psicología y fue ahondando cada vez más en la formación del psiquismo humano, sus conductas, su inconciente, su cultura y sus fuerzas de lucha por la vida.

Hoy, estos trabajos que comienzan a salir a la luz tienen por detras quince años de intensas y cada vez más complejas búsquedas.

Intentamos dejar al alcance de ustedes estas síntesis. De los modos más sencillos a las formas más complejas usted podrá acceder a los conocimientos de las Ruedas de la Vida.

Nuestra historia

Hemos revisado múltiples autores que trabajaron y trabajan en líneas de investigación sobre el psiquismo humano, el desarrollo del potencial humano, los procesos más generales del fluir de la vida.

Hoy estamos atentos a los movimientos, al devenir permanente de la vida, a la intensidad, el ritmo, el tono con que se desliza por nosotros la vida.

Nos hemos ido asomando cada vez más a la interdisciplina. Hace mucho tiempo ya, el psicoanálisis parecía develarnos todos los misterios. Emergía una noción de inconciente que abría el camino hacia los primeros vínculos y su incidencia traumática posterior. Hemos revisado esos desarrollos freudianos, luego Klein,
Winnicott, Bion. Posteriormente los desarrollos lacanianos en Paris y el pensamiento posterior a Lacan de manos de Piera Aulagnier, Sami Ali, Joyce McDougall, D. Anzieu , R. Kaes. Nombro algunos y hemos seguido buscando en Julia Kristeva, M´Uzan, C. David, Pasche, Francis Tustin, A. Green, Kermberg, Kohut, M. Khan, Mannoni, Mijolla, Michaud, Laing y Cooper. Son muchos más.

En esos tiempos emergía a nuestros ojos el problema de la identificación y toda su complejidad.
Paralelamente nacía la inquietud por la estructura del discurso. Nos hemos internado entonces en la adquisición de estructuras cognitivas de la mano de Piaget y en la lingüística, de la mano de Ricoeur, Saussure, Ducrot, Todorov, Delas, Chomsky, Filliolet, Forrester, Dolle, Eco.

Hemos visto el problema del significante, el significado , la incidencia del contexto, el potencial del signo, para ir llegando al mundo inabarcable del símbolo. Ya en ese entonces la identificación se nos complejizaba ante la emergencia de una configuración insondable y escurridiza: el fantasma.

Nos hemos detenido allí durante años. Los estudios míticos, Jung, Graves, Eliade, Diel, Campbell, los análisis antropológicos , el psicoanálisis de los significantes formales, la literatura y la poesía intentaban auxiliarnos: Octavio Paz, Rilke, Virginia Woolf, Kafka, Blake, Beckett, Goethe, Proust, la Divina Comedia del Dante. Por supuesto Borges, Alejandra Pizzarnik, Renée Char, Roberto Juarroz, hacían resonar sus voces en medio de nuestra dificultad para abarcarlos.

La noción de trauma original, causalidad y determinismo comenzó a moverse, a cuestionarse en nuestras vidas.

Ya entonces las inquietudes por la epistemología nos alejaban de la lingüística y fuimos llevados a un mundo complejo. La física de Prigogine, los agujeros negros de Hawking, los estudios de Bohrn, Pribram, Varela, Maturana, Foerster más los desarrollos sociológicos sobre puntos de bifurcación y azar, los trabajos sistémicos, los estudios de Sheldrake sobre conos de resonancia, Beaudrillard en la Sociología, el aporte de los trabajos de integración de Capra. Nos fuimos precipitando a mundos cada vez más complejos que abrían nuestras teorías, nuestras vidas, nuestras concepciones sobre lo patológico, el sufrimiento y el trauma.

Se abrió ante nosotros el mundo de la interdisciplina. Resonaban ángulos de visión, se orquestaban cosmovisiones de mundo, se reorientaban causalidades lineales, y hacían crisis algunos conceptos.

Avanzábamos. Allí la noción de fantasma en la vida humana comenzó a tomar una riqueza de apertura y un misterio hasta hoy inagotable.

La noción de la vida y los sistemas que sostienen la vida fue y es central para nosotros. La asunción de responsabilidad ante mi y ante los otros, un punto crucial y tal vez, el mayor sentido de transmitir estos
trabajos.

A esta altura de nuestro trabajo con la clínica, las teorías y con nosotros mismos Spinoza, Nietzsche, Foucault, Deleuze, Guattari, E. Levinas, S. Weil, Bergson y los estudios críticos de Blanchot, Bataille, Klossowski nos dan aliento y profunda esperanza respecto a todos. Los estudios de E. Morin y Balandier sobre caos y sistemas complejos también respaldan nuestras búsquedas.

Como vamos intentando la convergencia en líneas de resonancias, nos asisten en su agudeza Kupka, P. Klee, Kandinsky, Bacon, Douchamp, con sus estudios sobre arte abstracto. Son fundamentales para nosotros Ken Wilber, Alan Watts, las reflexiones místicas de manos de Santa Teresa, San Juan de la Cruz, T. Merton. Por supuesto los estudios de Oriente, el Taoismo, el Zen, y el aporte continuo de tanta gente que trabaja cada día con nosotros para abrir caminos en la comprensión y el despliegue de la potencia de vida que cada uno llevamos dentro.

En esta introducción el agradecimiento más profundo está dado a la obra de Gilles Deleuze que nos mostró su visión sobre distintos estratos del devenir humano y trabajó insistentemente para mantenernos en estado de búsqueda.

Copyright © Ruedas de la Vida 2007 Design by Dinamo